Migrantes VS Nativos digitales » Soy.Marketing


Hace tiempo, Marc Prensky acuñó un par de términos que se publicaron en la revista “Wired” de Estados Unidos y que sirven para definir a dos generaciones importantes, esos términos son: “Migrantes Digitales” y Nativos Digitales”.  Me parece importante comentarlos no sólo por fines culturales, sino también porque están contenidos en las generaciones X y Y (millennials) respectivamente. Y aun cuando tienen características muy diferentes, cada uno hace aportaciones interesantes en el marketing digital. Unos como usuarios y actores principales en el terreno digital y otros como usuarios e investigadores. La idea de Prensky al hacer estas distinciones, era demostrar la necesidad de nuevas formas de educar a nativos digitales. Pero independientemente de ese tema, es verdad que hay elementos que tienen afección directa en lo que está ocurriendo en el terreno del marketing digital.

En primer lugar hablaré de los Nativos Digitales. Son las generaciones que han nacido rodeadas de tecnología de información, telefonía celular, video juegos, libros electrónicos y redes sociales. Para estas generaciones no ha habido más que una inmersión natural en la tecnología y su uso, adecuándose también a un lenguaje inherente sobre el cual jamás tuvieron que investigar, sino asimilarlo por inmersión.

Los Migrantes Digitales, son aquellos que han presenciado el surgimiento de las nuevas tecnologías.

Tuvieron que entrar a internet y se han dado a la tarea de buscar manuales, libros, estudios y prácticas, para poder entender; hacer un mejor uso de estos elementos y sacar partido a las actividades a través de las tecnologías de información.

Entre ambas generaciones hay gran una brecha. Parece que mientras los migrantes digitales están aprendiendo y generando conocimiento nuevo; los nativos digitales desconfían de ellos, porque aparentemente son personas que hablan un idioma distinto sólo ellos, los nativos, dominan. Los nativos son personas multitareas. Pueden estudiar y aprender mientras ven televisión o escuchan música y que en general prefieren gráficos a textos largos. Son hábiles en el manejo de redes sociales y tienen una constancia natural en el uso de las mismas.

Pero mientras los nativos usan sin parar las redes sociales y leen poco; los migrantes digitales tienen de manera natural el hábito de la investigación, de la lectura y del aprendizaje de una forma –digamos– más ortodoxa.  Esto ha servido para arrojar análisis, estudios, y un manejo más sistemático y estructurado de las redes sociales.  No es casualidad que las personas que más información producen, quienes dedican su tiempo a conferencias, a la escritura de libros y artículos y, en general, a aportar en términos de social media marketing, son los migrantes digitales.

En su mayoría, los nativos digitales no utilizan herramientas de gestión de redes.

Lo que significa que todos sus tuits y publicaciones son hechos en tiempo real; restando así la capacidad de aprehensión natural de lo que vive día a día. Porque como lo describe Daniel Coleman en su libro “Focus”, el millennial carece de la capacidad de análisis del comportamiento no verbal y también de la capacidad de enfoque. Están dedicando gran parte del día a su dispositivo móvil.  Y es gracias a los nativos digitales, que los migrantes tienen objetos de estudio para producir información y herramientas que poco a poco van absorbiendo los nativos digitales y adoptando  para su uso. De esta manera vamos avanzando juntos en el terreno del aprendizaje. Considerando las tecnologías de información y de las redes sociales, que evolucionan sin detenerse.

Me gustaría saber su opinión al respecto.

 





Source link

Elegir influencers: 3 tips básicos para su elección


15 minutos de fama es lo que Andy Warhol pronosticó para todo el mundo en las generaciones futuras. Definitivamente acertó en la masificación de la fama, tal vez ni siquiera él hubiera creído la facilidad con la que cualquier individuo (con o sin algo que decir) que tuviera acceso a internet lograría hoy la tan ansiada fama que ciertamente, no es de 15 minutos.

Hoy la palabra que importa a marcas y empresas de servicios es “influencer”. Así se les conoce a esos individuos que alcanzaron más de 15 minutos de fama y tienen miles de seguidores. Todos quieren que algún influencer mencione o use sus productos para que millares de personas puedan tener contacto con sus marcas y generar así un clima favorable entre el producto y el consumidor.

Pero, ¿qué es un influencer? Para casi todas las agencias, gerentes de marca y público en general es simplemente aquél individuo que tiene un alto número de seguidores y que de alguna manera sus temas estén dentro de la industria. La realidad es que debemos ir más allá de medir a las personas influyentes tan sólo por el número de seguidores, no sólo porque esos seguidores podrían no ser 100% reales sino porque no necesariamente son seguidores que interesen a nuestros fines, que sean compatibles con nuestros mensajes promocionales o que interactúen adecuadamente.

Selecciona bien al elegir influencers

Una vez que hayas elegido a los candidatos para tus acciones promocionales, observa los siguientes criterios:

  • Nivel de influencia.

    Un influencer debe tener eso, influencia. Ésta no se calcula por los seguidores que tiene sino por herramientas que miden qué tan real es su interacción y relevancia en redes sociales, para ese efecto, nos valemos de dos índices que nos pueden decir qué tan bien está llevando a cabo su labor como influyente. La primera de ellas es el Klout, un índice que mide la influencia del 0 al 100.

    Asegúrate de que la cuenta en cuestión tenga por lo menos un 40 de calificación de este índice que determina la interacción en redes sociales durante los últimos 90 días, lo que implica un trabajo real y constante para mantener su nivel. El otro índice de influencia es el Kred, que mide dos factores; la influencia del 1 al 1000 y el nivel de relevancia en los tópicos que trata, que hasta el día de hoy es del 1 al 12.

  • Veracidad de influyentes.

    Hay herramientas como TwitterAudit que permiten saber el porcentaje de seguidores reales. También puedes aprender a analizar de forma manual a partir del engagement que generan las publicaciones de la cuenta a considerar. Evalúa con alguna herramienta de monitoreo o análisis el grado de compromiso que están logrando las cuentas con sus seguidores. De nada sirve que publiquen algo si no se genera interacción.

  • Duplicidad de seguidores.

    Ya sea que quieras reforzar un mercado específico con un número de influencers o que quieras expandir tu mercado. Deberás entonces evaluar si es que no hay duplicidad en los seguidores de las cuentas que estás considerando, para esto puedes hacer un análisis tanto geográfico como de seguidores con herramientas como Audiense y Twiangulate. Esto te ayudará a decidir con más elementos,  a quién considerar en tus acciones de marketing.

Adicionalmente es importante que tengas una serie de objetivos para que puedas exigir a las cuentas con las que vayas a trabajar; ya sea un número de menciones determinadas en cada red social; una extensión específica en las publicaciones en sus sitios web o un número de impresiones. Lo importante es que podamos definir los objetivos ad-hoc a nuestro momento, nuestro producto o nuestra industria. Ya posteriormente seguirás las métricas adecuadas.

Las herramientas de monitoreo y análisis nos sirven para tomar mejores decisiones al elegir un influencer. Hacerlo correctamente nos ayudará a lograr mejores objetivos y métricas. ¿Con qué criterios determinas tú, quién es un influencer?





Source link

La desconexión institucional » Soy.Marketing


Es preocupante lo que está sucediendo en el mundo por falta de comunicación de las autoridades hacia los jóvenes.

Como si fuera un error de libro de texto básico de publicidad/mercadotecnia, las cúpulas de los países no han entendido que el discurso del siglo veinte ya cambió. Que hay que hipersegmentar además de integrarse a las nuevas plataformas mediáticas.

No basta con subirse a las redes sociales, ni pautar en YouTube, ni abrir blogs o contratar influencers. Mientras el contenido y el tono sigan siendo los mismos, simplemente no van a conectar.

Los resultados son patéticos e impactan a todos los países. Los tres ejemplos más recientes que tengo en la mente se refieren a votaciones cuyos resultados parecían inconcebibles incluso para los mismos protagonistas.

Viene el famoso Brexit y, dada la falta de información que no permeó, los posibles votantes de menor edad no participaron y la salida de Gran Bretaña de la Unión Europea fue una decisión tomada por sectores adultos guiados por su orientación tradicionalista. Mientras, los jóvenes perdieron la oportunidad de participar en un evento que tendrá un impacto de trascendencia en su futuro.

Si vemos este asunto de forma simplificada, mientras los grandes fueron a defender su punto de vista, los chicos no le dieron importancia o no se enteraron de lo que esta votación implicaba. El resultado fue que el abstencionismo fue mayoritario y la separación se dispuso por unos cuantos.

Lo mismo sucede con Colombia y su reciente tratado de paz. Con la inminente votación por la presidencia estadounidense. Y, si me voy al extremo, por la elección de presidencia en 2012 y las posteriores gubernaturas en México.

El modelo de comunicación es totalmente nuevo, más que en la entrega es en el fondo. La juventud desoye discursos que suenan institucionales, lo cual las élites no han asimilado, pretendiendo mantener su forma de comunicarse más bien entre ellos que con la población. Mientras sigan así, por supuesto que seguirán fracasando #PutAttention





Source link

Influencers ¿qué debes hacer con ellos? » Soy.Marketing


He escrito algunos artículos sobre cómo seleccionar influencers para nuestra marca. Esta nota tiene como objetivo complementar lo que se ha escrito anteriormente y profundizar una vez que ya se ha decidido hacer campañas eventuales con personajes que tengan cierta autoridad en sus redes sociales o en su entorno.

Estrategia

Lo primero que nos debe quedar claro es lo queremos hacer con nuestra marca. Qué aspectos de nuestro servicio o producto queremos resaltar. Para esto es necesario también que hagamos un pequeño estudio en nuestras redes para saber qué contenidos son los que más gustan a nuestra audiencia y con cuáles se desenvuelven mejor. ¿Qué tipo de contenido ha hecho que tu audiencia crezca y tenga interacción?

Encuentra a los influencers adecuados

Lo primero que hay que determinar aquí, es que no sólo las personas que hablan de aquello que nosotros vendemos deben ser considerados como influencers, sino aquellos que tengan autoridad y que puedan ser clientes de tu marca y que sus seguidores también puedan ser un mercado potencial. Es común que los hoteles hagan promociones con bloggers de viaje o de gastronomía. Pero, ¿qué ocurre con los influencers de otras áreas que también pueden ser un buen mercado y un patrón a imitar por sus seguidores? Con la búsqueda de nuevas cuentas, podemos tener una expansión de mercado sin ser un desperdicio sino todo lo contrario.

Resulta interesante que también busquemos entre nuestros fans o seguidores. Podríamos encontrar ahí influencers que gustosos y de manera mucho más natural podrían hablar de nuestra marca.   También podemos pensar en nuevos nichos, personajes con autoridad en otros campos distintos al que se relaciona directamente con nuestra marca o  en temas que tengan relación indirecta con nuestro servicio o producto. También podemos buscar entre usuarios que hablen de nuestra marca aunque no sean nuestros seguidores todavía.

Encontrar el tema o la voz adecuada

Cada influencer es diferente y tiene una personalidad específica, un tema particular o una forma especial de tratarlo. Es necesario que se pueda platicar con el personaje elegido para llegar a un acuerdo en el modo en el que se hablará de la marca en cuestión y sea satisfactorio para ambos. No es tan recomendable imponer o exigir algo específico porque podría no resultar natural para la audiencia del influencer. Cada personaje tiene un marca, un sello específico y debemos ser respetuosos y congruentes con su contenido.  También es necesario que al elegir la cuenta con la que se trabajará. Es necesario se determinen las mediciones que interesen a nuestros propósitos y que vayan más allá del número de seguidores. Puede ser el número de impresiones, de engagement o de visitas al sitio web.

Forjar una relación

Lo ideal es que el influencer que hemos elegido se convierta de alguna forma en un embajador de marca y que la promoción de nuestro producto o servicio no sea una sola vez. Se puede forjar una relación en la que de manera esporádica enviemos algún regalo, lo invitemos a algún evento de nuestra compañía o a probar un nuevo producto.  De esa manera, nos aseguramos de invertir de manera adecuada en nuestro posicionamiento. Reforzaremos además las acciones de marketing que se tomaron al haber elegido al influencer por primera vez.

Medición

Evidentemente hay que medir lo que se está logrando con nuestras decisiones y las acciones del influencer, pero debemos tener claro cuáles serán las métricas que emplearemos desde antes de iniciar las acciones, podrían ser por ejemplo el uso de códigos promocionales, hashtags, hacer un tracking a las visitas a una entrada del blog, el número de visualización de videos, de engagement en instagram, número de impresiones o de alcance, por mencionar algunos.

Si quieres leer más sobre influencers, aquí encontrarás otros artículos.
Me gustaría saber tus comentarios aquí o en mi cuenta de Twitter @fpalacioso





Source link

¿Por qué vale la pena convertirte en un buen Storyteller? » Soy.Marketing


“Storytelling” es el arte de contar una historia, y conectar con un público,  (Interlocutor, oyente ó lector)  de forma verbal, escrita e incluso a través de imágenes y/o movimientos, haciendo que esta historia se convierta en algo relevante.  [email protected] nos esforzamos por convertirnos en un buen “ Storyteller ” y no sé si lo logramos pero esperamos poco a poco ir llegando a ese lugar de conexión tan preciado.

No es nada nuevo y tal vez en alguna ocasión conociste a un gran cuenta-cuentos. En los programas infantiles que yo veía de niña había uno muy bueno, -que no diré su nombre, para no proyectarme tanto. Así mismo, muchos “mimos” son grandes contadores de historias aún sin pronunciar una palabra. Los cineastas son otros buenos ejemplos y para no ser la excepción,  el  “Storytelling” también es parte de Marketing a diferentes niveles y es una de las maneras de generar emociones y relevancia de marca para ciertas personas.  Claramente lo podemos ver en las campañas publicitarias, a veces muy bien articulado, y otras veces no tanto, pero el hecho es que va más allá de sólo un spot o cartel publicitarios. El “Storytelling” es parte de nuestra vida diaria y profesional, y sería bueno darnos cuenta de ello.

¿Dónde crees que pueda estar este conocimiento aplicado, de saber contar una historia? Realmente en todos lados:
  • En una buena presentación de trabajo. Te va guiando de manera que te plantea una base ó introducción al tema, un desglose de la información relevante y en orden subsecuente, así como una conclusión ligada a todo ese contenido. Esa es una buena historia.
  • En cualquier momento con un equipo de trabajo es importante conectar con las personas, y la forma de lograrlo normalmente es siendo un buen “ Storyteller ”.
  • Cuando quieres vender una idea o estás en cierta negociación. La manera es ir con toda la preparación necesaria y contar bien la historia.
  • Cuando lanzas un producto, no sólo es importante el proyecto previo y la buena comunicación intra-empresarial. Cuando el producto está en el mercado, la comunicación debe contar la historia efectivamente del por qué de ese lanzamiento. ¿Es nuevo? ¿Cambió el empaque? ¿Mejoró su fórmula? ¿Cuáles son las diferencias contra sí mismo o los demás productos en el mercado? ¿Por qué? ¿Cuándo? ¿Dónde lo encuentras? ¿Quieres causar sentimientos específicos con tu marca? ¿Cuáles?
  • Para crear conexión, una buena historia es lo primero,  y podemos utilizar  diferentes recursos. Hablar es parte de ellos, pero como ya dije antes, no es la única manera. Un buen libro es una gran forma de contar una historia, y cualquier otra expresión escrita y/o visual podría serlo también.
Al final la única manera de lograrlo tiene que ver con la comunicación clara, y por eso te recuerdo algunos puntos clave que no debemos olvidar:
  • Los demás no leen la mente. No debemos asumir que saben o entienden lo que nosotros queremos decir o lo que pensamos. Aplica igual para lo que sentimos.
  • Nunca te quedes con información importante.
  • Si hay complejidad en el mensaje, no es un buen mensaje. Debe ser claro y conciso.
  • Si no hay mensaje tampoco es bueno, aunque podemos inferir rápidamente que no conectar con el otro ó con nosotros, significa que no es importante. Como consumidores eso no se toma bien.
  • Cómo receptor de la información así como generador de la misma. Si tienes preguntas o dudas, hazlas siempre. En el caso mercadológico, hoy más que nunca, hay muchas maneras de interactuar y estar más cerca de las marcas y personas. En el caso individual también.
  • No des mensajes confusos (Ejemplo. Barato con la mejor calidad, ¿En serio?)
  • Piensa siempre en el receptor de la información. Defínelo, conócelo y ponte en su lugar.
  • Haz que el mensaje genere emociones: inspiración, entendimiento/comprensión, identificación, conexión, verdad, congruencia, dirección, fortaleza, etc.

Creo que todo mundo nos beneficiaríamos si trabajáramos para convertirnos en buenos “Storytellers”. Eso sí,  con integridad. No debe ser el arte de contar mentiras sino el arte de conectar con otros a  través de una gran historia.  ¿Qué opinas? ¡Hasta Luego!





Source link

Crear una marca “cool” » Soy.Marketing


“Cool”: Este no es un concepto nuevo; ha surgido desde décadas atrás, prevalecido y tenido pocas modificaciones a través del tiempo. Ciertas personalidades como James Dean, Audrey Hepburn, Elvis Presley y hasta Madonna han sido considerados como cool en su momento, pero qué los hace cool. ¿A qué nos referimos con este término? Normalmente “clasificamos” como “cool” a personas con ciertas características esenciales: seguridad en sí mismos, sociables y amigables con los demás y que son únicos de alguna forma.

Alguien “Cool”  piensa  cool, actúa como alguien cool y se ve como alguien cool. En resumen es totalmente congruente y auténtico con su esencia cool , por lo general es algo natural. Pero algo muy importante es que los demás son los que lo perciben de esta manera y lo avalan porque se sienten identificados, inspirados, seguros y/o  admiran el comportamiento y  mensajes que esta persona da a su alrededor (Posicionamiento Cool).  Generalmente no es uno más, puede haber cierta rebeldía u originalidad en su personalidad sin ser agresiva, posee un aspecto que llama la atención y es agradable a la vista, y tiene una gran actitud: entre relajada y firme dependiendo de cada situación, pero de manera auténtica y oportuna.

Por lo tanto es fácil que las personas, las empresas, las marcas, quieran y/o persigan ser “cool”.

Entonces ¿Puede crearse una marca Cool? ¿Qué debe pasar para que esto suceda? Creo que puede hacerse a través de un proceso bien identificado, y debe reflejar naturalidad y frescura. No es de la noche a la mañana pero si se realiza correctamente debería generar una reacción positiva rápidamente.

Aquí te comparto mi punto de vista sobre actitudes y formas de crear una marca cool.
  1. Identificar una personalidad, no tiene que ser celebridad, que refleje lo que tu marca quiere proyectar es una buena iniciativa para ser percibida de la misma forma Cool. Los influenciadores, si son reales y auténticos, si funcionan.
  2. Si quieres construir una marca cool, debes contar con personas con características similares detrás de las acciones de la marca, de esta manera se vuelve algo natural y no sólo un intento de llegar a una audiencia/mercado específicos. Hoy en día la cultura dentro de las organizaciones puede ser de gran ayuda para lograr esto.
  3. No hay una edad para ser cool, es una actitud que requiere dinamismo, flexibilidad, personalidad, fuerza y convicción.
  4. “No debes llamar la atención para ser cool, y menos de forma negativa (alcohol, drogas, mostrarse demasiado), más bien llamas la atención porque eres cool”.
  5. Investigación de campo para definir las tendencias y gustos de nuestros tiempos, es esencial. Lo que tenía esta clasificación hace 10 años puede tener cambios drásticos hoy en día.
  6. Una actitud totalmente cool es actuar y no sólo pensar hacer. Difundir esto se vuelve relevante “on line” y “off line”.
  7. La buena comunicación en el momento correcto es parte de ser cool.
  8. Admitir que no eres perfecto, que puedes equivocarte, y el estar dispuesto a corregir los errores es parte de esta esencia.
  9. No necesitas compararte con otros sino contigo mismo, eso es muy “Cool”.
  10. Hoy la gran información disponible y su rapidez para compartir hacen de las redes sociales un elemento imprescindible en el proceso de crear y mantener una “marca cool”. El tiempo de vida de esta percepción y gusto pueden ser muy cortos. Es un proceso continuo si quieres que prevalezca.





Source link

no te quejes. Si no te tratan bien, es tu culpa. » Soy.Marketing


Me desconcierta muchísimo ver esta práctica generalizada entre el gremio de los Community Managers. Con mucha frecuencia preguntan e indagan cómo automatizar su trabajo. Me parece que es bajo la ley del mínimo esfuerzo (esa impresión dan). O por pretender tener la capacidad de manejar más cuentas.

Y eso se entiende un poco dadas las condiciones con las que las empresas los tienen contratados. El otro día, por ejemplo, me topé con un anuncio en el que ofrecían el mismo sueldo al mensajero que al ‘encargado de redes’.

Pero eso no justifica que todo lo quieran peladito y en la boca. Muy pero muy seguido andan en búsqueda de herramientas, y facilitadores de posteos y respuestas que, además, sean gratis.

A ver… ¡no!

Para empezar, el trabajo de un Community Manager tiene que ver con estar en contacto cercano y directo con sus usuarios, brindando trato personalizado. Podrá programar las publicaciones pero jamás debe alejarse de sus redes. Ni tampoco puede dejar que las respuestas las genere el sistema de forma automática. Eso podría ser en casos de un servicio donde lo único que hay que contestar son horarios o dirección y teléfono (y aun así).

Los reportes tampoco se pueden generar en automático. Independientemente de contar con herramientas que arrojen indicadores, pero es una enorme irresponsabilidad no hacer un análisis de tal información… si no ¿para qué sirve? Pero mientras menos tengan que hacer, ellos son más felices. Entregan sus reportes en modo cortar y pegar, sin recomendar acciones o tomar medidas correctivas.

Lo peor de todo es que sus clientes no están dispuestos a invertir un peso más de lo que les están pagando (que ya de por sí es una bicoca). No les dan recursos para generar contenidos ni reportes, pero les exigen resultados y hasta ventas.

Si bien los clientes siempre van a apretar los presupuestos, es total responsabilidad de los CM dejar de aceptar empleos y condiciones desfavorables. La industria requiere de evolucionar y, mientras los actores no levanten la mano y pongan un alto a tales prácticas, vamos a terminar por desaparecer. #PutAttention





Source link